La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

El protector solar se debe aplicar 15 a 30 minutos antes de estar al sol y repetir al menos cada dos horas

Niño echándose crema solar

La exposición excesiva al sol es un peligro importante para la salud. Para prevenir sus efectos sobre la piel hay que evitar estar al sol cuando más calienta, utilizar protección física como ropa, sombrillas, gorros y gafas, y utilizar los protectores solares.

¿Qué rayos nos llegan del sol?

El sol emite diferentes tipos de radiaciones, entre las que hay que destacar los rayos ultravioleta A (UVA), los ultravioleta B (UVB), los rayos infrarrojos y la luz visible.

Los UVA penetran en las capas más profundas de la piel y son responsables del envejecimiento prematuro y del aumento de cáncer. Los UVB penetran de modo más superficial y provocan quemaduras solares y cáncer de piel.

Los filtros solares

Los filtros solares pueden ser físicos (inorgánicos) y químicos (orgánicos).

  • Los filtros físicos actúan reflejando la luz solar. Suelen contener sustancias como el dióxido de titanio y el óxido de zinc.
  • Los filtros químicos (orgánicos) absorben la radiación ultravioleta. En algunos niños pueden producir reacciones en la piel, como dermatitis.

Hay preparaciones que combinan filtros físicos y químicos. En los niños pequeños pueden ser recomendables los físicos, ya que tienen menos penetración a través de la piel.

El factor de protección solar

El factor de protección solar (FPS), que se indica con un número, da información sobre la protección frente a las radiaciones ultravioleta B, que son las responsables de las quemaduras y la mayor parte de los efectos cancerígenos sobre la piel. El FPS informa del número de veces que el fotoprotector aumenta la capacidad de defensa de la piel frente al enrojecimiento cutáneo previo a una quemadura. Es recomendable utilizar un factor de protección como mínimo de 30 (preferentemente 50). Para saber que el protector solar protege también de los UVA, debe ponerlo en la etiqueta.

¿Cómo se aplica el protector solar?

  • Aplicarlo en cantidad generosa sobre la piel seca, en todas las partes del cuerpo expuestas al sol. Se debe aplicar 15 a 30 minutos antes de estar al sol y repetir cada dos horas, ya que el agua y el sudor disminuyen su efecto, aunque figure que son resistentes al agua. Tras un baño prolongado se debe volver a aplicar al salir del agua.
  • Extremar las precauciones en las partes del cuerpo más sensibles al sol: cara, cuello, calva, hombros, escote, orejas, manos y empeines. La protección de los labios se debe hacer con barras fotoprotectoras.
  • Utilizar el protector solar incluso en días nublados. Las radiaciones UV atraviesan las nubes y se reflejan en el agua, la arena, la hierba y la nieve.
  • En los menores de 6 meses, mejor no utilizarlos. Hasta esa edad no se deben exponer al sol y se deben usar medidas físicas: ropa, sombrilla, capazo… Aunque, si la exposición solar prolongada fuera inevitable, se podrían usar.

En resumen y para los niños:

  • Factor de protección por encima de 30 (con preferencia 50) 
  • Con protección frente a los UVA.
  • En los niños pequeños utilizar filtros físicos.
  • En los menores de 6 meses, mejor no tomar el sol y utilizar ropa y sombrilla.
  • Aplicarlos de forma generosa unos 15 a 30 minutos antes de estar al sol y cada dos horas o antes, si están en el agua.
Artículo publicado el  
5-8-2015, revisado por última vez el 4-8-2015
La información ofrecida en En Familia no debe usarse como sustituta de la relación con su pediatra, quien, en función de las circunstancias individuales de cada niño o adolescente, puede indicar recomendaciones diferentes a las generales aquí señaladas.

 

ECOGRAFIA PEDIATRICA

 

¿Qué es la ecografía pediátrica?

 

Se trata de una prueba que ayuda a la orientación diagnostica, basada en una exploración física y clínica. Es un método fiable en los diversos grupos de edad, que permite explorar todas las partes del cuerpo. En esta prueba no se emplea radiación.

 

¿En qué consiste?

 

La técnica se basa en el uso de ondas de ultrasonido emitidas por una sonda. Dichas ondas interactúan con los órganos y tejidos, regresando a la sonda en forma de ecos que se transforman en imágenes.

 

¿Por qué se realiza?

 

La ecografía pediátrica es especialmente útil para los especialistas en Pediatría, puesto que les ayuda a definir de forma rápida si existe o no la presencia de alguna patología. Es especialmente útil para evaluar el dolor pélvico, abdominal, inflamación de caderas o el escroto en niños.

 

La técnica se basa en el uso de ondas de ultrasonido.

 

Preparación para la ecografía pedátrica

 

Se recomienda que el paciente acuda con ropa cómoda y no muy apretada.

 

En la mayoría de casos no es necesaria preparación alguna, pero, en otros, el especialista puede requerir que venga en ayunas. También puede pedir que el niño beba algunos vasos de agua antes de la (sin orinar antes).

 

En cualquier caso, debe consultarse con el especialista para cualquier instrucción específica.

 

¿Qué se siente durante el examen?

 

No se siente nada durante el procedimiento de la ecografía, es una prueba rápida e indolora. El paciente yacerá boca arriba en una camilla mientras se realice la exploración.

 

 La única molestia que puede notar el paciente es la leve presión que el especialista tenga que aplicar al mover el transductor por encima de la piel.

 

Significado de resultados anormales

 

En caso de detectarse alguna anomalía pueden solicitarse exámenes de seguimiento, con el objetivo de realizar una evaluación más exhaustiva o con una técnica específica de toma de imágenes.

 

En cualquier caso, el especialista será el encargado de supervisar e interpretar las imágenes para poderla transmitir a la familia del paciente

 

Cuidados del bebé recién nacido

T
Recién nacido piel con piel

Tras el nacimiento, los bebés se encuentran en un estado muy especial en el que están despiertos, atentos a lo que sucede alrededor, con los ojos abiertos, el sentido del olfato muy agudizado y los reflejos activos. Es conveniente conocer la importancia de este momento, que apenas dura dos horas, para vivirlo plenamente. Ese primer contacto en el que el bebé y su madre se miran, tocan y huelen es una experiencia inolvidable.

Usted y su bebé permanecerán en contacto piel con piel atendidos por la matrona, quién se interesará por su estado general, sus constantes (tensión, pulso y temperatura) y el mantenimiento de una adecuada contracción uterina, vigilando el proceso de adaptación del recién nacido.

El contacto piel con piel les ayuda a los bebés a adaptarse a la vida extrauterina, a mantener la temperatura. Además disminuye el tiempo de llanto, potencia el vínculo entre la madre y el bebé, resulta muy grato para ambos y facilita el establecimiento de la lactancia, ya que el bebé instintivamente, busca y encuentra el pezón, se agarra espontáneamente e inicia la primera toma. Este afianzamiento espontáneo tras el nacimiento se relaciona con lactancias más fáciles y de mayor duración.

La matrona les ayudará en la primera toma si su deseo es amamantar.

Las mujeres que no desean amamantar a sus bebés, no deben privarse de los otros beneficios del contacto piel con piel, que se realizará de igual manera. Puede evitarse, si se prefiere, que el bebé alcance el pezón y succione o permitirle esta primera succión sin continuar posteriormente con otras tomas.

La guía sobre la atención al parto normal recomienda el contacto piel con piel inmediatamente después del nacimiento y evitar cualquier separación entre la madre y el bebé, ya que facilita el establecimiento de la lactancia.

Recomendaciones

Pesar al bebé y el resto de cuidados rutinarios del recién nacido deben esperar a que la madre y el bebé estén tanto tiempo en contacto piel con piel como necesiten.

Además del contacto piel con piel y del inicio de la lactancia materna lo antes posible, la guía sobre la atención al parto normal recomienda para el recién nacido los siguientes cuidados:

  • Cubrir y secar al recién nacido con una manta o toalla, previamente calentada, durante el contacto piel con piel para mantenerlo caliente.
  • El pinzamiento tardío del cordón umbilical, preferiblemente pasados dos minutos o cuando cesa el latido, ya que mejoran los niveles de hierro en neonatos.
  • La administración de pomada oftálmica para prevenir infecciones oculares.
  • La administración de vitamina K mediante inyección intramuscular única para prevenir la hemorragia por déficit de vitamina K. La alternativa de la administración oral requiere sucesivas dosis lo que dificulta que el tratamiento se complete, comprometiendo su eficacia.

Se desaconseja

  • La aspiración orofaríngea o naso-faríngea del recién nacido.
  • El baño del recién nacido en las primeras horas de vida.
  • El paso sistemático de sonda naso-gástrica o rectal.

Información extraída de la Guía de Práctica Clínica sobre Atención al Parto Normal(link is external):
Grupo de trabajo de la Guía de Práctica Clínica sobre Atención al Parto Normal. Guía de Práctica Clínica sobre la Atención al Parto Normal. Plan de Calidad para el Sistema Nacional de Salud del Ministerio de Sanidad y Política Social.  Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias del País Vasco (OSTEBA). Agencia de Evaluación de Tecnologías  Sanitarias de Galicia (Avalia-t). 2010. Guías de Práctica Clínica en el SNS: OSTEBA Nº 2009/01

 

Ojo vago (ambliopía)

Cuando existe un problema de visión en un ojo, el cerebro tiende a ignorarlo y quedarse solos con las imágenes del ojo “bueno”


Parche

Se llama ambliopía (coloquialmente ojo vago) a la disminución de la agudeza visual en un ojo que no se debe de forma directa a una lesión o enfermedad.

¿Por qué se produce?

Se produce por una falta de estimulación visual adecuada en los primeros años de vida. Si un ojo envía imágenes de mala calidad al cerebro, éste tiende a ignorar las imágenes de ese ojo. Si la situación se prolonga mucho tiempo, los cambios en las estructuras cerebrales implicadas se hacen irreversibles. Las causas más frecuentes que desencadenan una ambliopía son el estrabismo y los problemas de refracción (miopía, hipermetropía, astigmatismo).

¿Cómo se diagnostica?

La ambliopía se detecta mediante un estudio de agudeza visual como los que se hacen en las revisiones de los programas de salud infantil. Si se aprecia una disminución de agudeza visual debe realizarse un estudio oftalmológico más completo para detectar la causa. 

¿Cómo se trata?

Se comienza tratando la causa de la mala visión en el ojo afectado (estrabismo, miopía, etc.). Además, se fuerza al cerebro a utilizar las imágenes del ojo vago tapando el otro ojo mediante un parche.

El pronóstico es mejor cuanto antes se empiece el tratamiento. A partir de los 10 años sólo es posible recuperar una parte de la visión.

¿Cómo se puede prevenir?

Para detectar a tiempo este problema se realizan diversas evaluaciones durante los exámenes de los programas de salud infantil. En los recién nacidos se buscan problemas que impidan la visión en un ojo, como cataratas congénitas o párpados caídos. En lactantes y niños pequeños se puede detectar estrabismo. Cuando el niño habla se puede valorar la agudeza visual con optotipos (tablas con letras o dibujos).

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
 
E